¿Cómo está conformada la CURP mexicana?

como esta conformada la curp

Para cualquier mexicano, o incluso para un extranjero que se haya residenciado en el gigantesco país del norte de América, la Clave Única de Registro Poblacional es un registro que forma parte de su pan de cada día. Este documento, conocido popularmente como la CURP gracias a sus siglas, es sumamente útil en la nación.

Con la CURP, uno de los principales métodos de identificación del país mexicano desde finales del siglo XX, un individuo puede hacer numerosas operaciones fundamentales para su vida diaria, entre ellas firmar un contrato de trabajo para ejercer una profesión y oficio de manera legal, lo que entre otras cosas evita la explotación laboral. Continuar leyendo “¿Cómo está conformada la CURP mexicana?”

SHCP RFC

Una manera fácil y segura de obtener el Registro Federal de Contribuyentes consiste en ingresar a la página oficial del SAT e iniciar la metodología necesaria para quedar dado de alta ante Hacienda.

A este procedimiento se le ha abreviado como SHCP RFC. No todos los individuos que se ven en la necesidad de cumplir con esta obligación, deben reportar sus actividades fiscales, puesto que tal vez se trate de menores de edad o de personas que no trabajan, pero necesitan cumplir con esta diligencia como complemento de otra documentación.

Desde luego, si la persona en cuestión quiere iniciar estos trámites con la idea de en un futuro próximo imprimir el RFC, consultarlo o empezar a trabajar en una organización lícita, debe revisar lo antes posible la guía de derechos y obligaciones que el SAT tiene en su web.

A primera vista, el conseguir el RFC con Homoclave, no le trae ningún beneficio a las personas que aún no comienzan a laborar formalmente, puesto que para ese momento aún no reciben ninguna clase de remuneración y por tanto no deben pagar ni un solo impuesto.

No obstante, si revisamos las estadísticas que tienen que ver con la puesta en marcha de nuevos negocios, nos daremos rápidamente cuenta que, en la última década, el número de microempresas ha aumentado sustancialmente. Esto obedece a que precisamente las políticas del Servicio de Administración Tributaria, se han ido adaptando a los nuevos tiempos, permitiendo el que cada día más jóvenes piensen en abrir su propia compañía, en vez de trabajar para otros.

De hecho, son muchas las instituciones de educación superior que ya cuentan con programas de desarrollo de ideas, a los cuales se les conoce regularmente con el nombre de “incubadoras”.

Este modelo a grandes rasgos consiste en que la universidad te presta un pequeño capital para que puedas poner tu idea en funcionamiento y posteriormente evaluar si ésta cuenta con el potencial para convertirse en un negocio de éxito.

Si todo resulta como se planea, la universidad cobrará un porcentaje de tus ventas, hasta que la deuda original haya sido saldada.

Pongamos otro ejemplo. Supongamos que lo que deseas es ofrecer un nuevo tipo de fertilizante orgánico. En ese sentido, lo primero que deberías hacer sería acercarte a ciertos proveedores de materia prima, puesto que tu negocio no correspondería al sector primario, sino al de desarrollo de productos.

En el momento en el que te pusieras en contacto con cualquiera de estas empresas, te solicitarían forzosamente copia de tu Cédula de Identificación Fiscal.

¿Qué pasa si por algún motivo olvidé avisarle al SAT que acabo de iniciar actividades en mi nuevo negocio?

No pasa absolutamente nada. Ese es un problema de los más comunes que se les presenta a quienes tienen poco tiempo como “Personas Físicas” y que tomaron la decisión de empezar un negocio por su cuenta.

Lo que se debe hacer en estos casos es utilizar el servicio del chat de la página del SAT para que ahí te digan cuando pueden atenderte en el centro de servicio más cercano a tu domicilio.

Durante tu visita, el ejecutivo anotará la fecha exacta en la que tu negocio comenzó operaciones.